MUJERES MÁGICAS

El balonmano mutó de su versión original en pasto con 11 jugadores porque quería, entre otras cosas, convertirse en un deporte más dinámico y espectacular para el público. En la actualidad, el handball goza de un ritmo vertiginoso, que no se olvida del divertimento, a través de las magias que crean cada uno de los protagonistas. Las mujeres no se están quedando atrás, ellas también tienen mucho que decir con respecto a rosas, tiros asombrosos y pases exquisitos.  

 

Qué sería del balonmano sin esos momento en que se detiene el tiempo. Como cuando un jugador lanza una rosca, y esperamos ese último efecto que permite que el balón entre,  o la sorpresa de un fly, donde la suspensión en el aire nos deja sin aliento hasta que termina en gol. Aún más emocionante es para el espectador que un habilidoso jugador, nos deleite con algún pase sin mirar, un lanzamiento de espalda, una asistencia imposible o una finta nunca antes vista. Son esos momentos los que alimentan a la afición, los que hace que se pongan de pie para aplaudir estas verdaderas obras. 

 

Si bien estamos acostumbrados a ver hombres realizando este tipo de habilidades, lo cierto es que las mujeres también consiguen efectuar estas hazañas. Basta con recordar el roscón de la noruega Camilla Herrem frente a Francia, en el Europeo del 2010, o la reciente rosca aérea en la final de la  Champions League 13/14 de Anita Görbicz. El título de especialista en roscas podría llevárselo la española Carmen Martín, la extremo añade a su paleta de lanzamientos esta habilidad como un tiro más, se trata de un recurso frente al portero.

 

Los nombres de las fantásticas se repiten constantemente. Entre ellos está el de Anja Edin (Hammerseng), quien consigue sorprender al público infatigablemente con pases y tiros a portería, calificados como imposibles. Otra de las habilidosas es la nombrada anteriormente Anita Görbicz, quien es capaz de deleitar a los fans partido a partido con pases sin mirar, y con lanzamientos de gran destreza.

 

Pero toda esta historia tiene aún más sentido cuando hablo de una de las mejores jugadoras de todos los tiempos. En los ’90 una joven danesa, de fuerte personalidad, decide entregar al público más que balonmano, un espectáculo a todo nivel. Ella es Anja Andersen, quien influenciada por los show que se hacían en el baloncesto en Estados Unidos decide crear escuela de estas mágicas jugadoras. Porque Anja lo tenía todo: lanzamientos de espalda en salto, fintas increíbles, pases sorpresivos.

 

Estas chicas viven al límite, no tienen miedo en realizar estas fantasías, incluso, cuando un partido está ajustado. Son las que hacen gritar con más fuerza al público. Ellas son espectaculares y efectivas, se arriesgan, por eso son las magas de la cancha. ¿Tú te atreves a poner a prueba tu creatividad y límites en la pista? Atrévete! El secreto está en practicar, y dejarte fluir. 

 

 

Time OUT 

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean