LA IRREVERENTE 

Ningún jugador de balonmano de la historia ha dejado momentos tan increíbles sobre la pista como ella, Anja Andersen. Porque en sus dorados años ’90 la danesa fue capaz de transformar las pistas con su juego “espectáculo” venido desde su pasión, uno que incluso llegó a marcar el renacer del balonmano danés femenino. 

 

En 1969, en el pueblo de Odense en Dinamarca, nació la jugadora que generó una revolución en el handball de mujeres de los ’90: Anja Andersen. Su carrera fue corta, porque tuvo que dejar las canchas en 1999 debido a complicaciones cardíacas. Pero antes de llegar a este punto, la danesa se convirtió en la primera gran “rockstar” del balonmano femenino moderno, gracias a su inteligencia, irreverencia, versatilidad, y a su manera única de anticipar movimientos ante las defensas adversas.

 

Andersen logró ganar todos los títulos posibles con su club y con su país. A los 25 años se proclamó campeona de Europa con la selección danesa, y dos años después se colgó el oro de los Juegos Olimpicos de Atlanta, en 1996. Es luego de este hito, que su popularidad llegó a lo más alto, porque en un país que proclama al balonmano como su deporte número uno, Anja Andersen no fue una jugadora más entre las miles, sino que ella se destacó por ser distinta, potente y atrevida.

 

Su estilo de juego y su habilidad exquisita con el balón hicieron posible que anotara goles con mucho arte y magia, goles que a día de hoy continúan siendo increíbles. Ganar y hacer “espectáculo” fueron siempre sus prioridades dentro de la cancha. Es así, como en 1997 consagró su palmarés personal al conquistar la medalla de oro en el Mundial absoluto de Alemania. Con dos campeonatos europeos, un mundial y unas olimpiadas, Anja se pudo retirar en paz de su selección, una en la que se convirtió en el alma del equipo.

 

Sus capacidades como jugadora las explotó al máximo. Era temperamental, visceral, pero por sobre todas las cosas, una verdadera líder en el terreno y en el vestuario. Pero cuando tenía solo 30 años los médicos la obligaron a abandonar la práctica activa del balonmano, ya que le detectaron disfunciones cardiacas que podrían ponerla en peligro. Es así como después de 133 partidos y 726 goles con Dinamarca, Andersen tuvo que dejar de jugar el deporte de su vida, en la cumbre de su carrera.

 

Luego de semanas alejadas del balonmano, Anja volvió a inicios del 2000 como entrenadora del Slagelse danés, equipo de sus amores, en el cual nunca llegó a jugar. Pero en su segundo aire, consiguió proclamarlas tricampeonas de la Champions League en los años 2004, 2005 y 2007. Su carácter volcánico la hizo merecedora de un carisma especial, uno que conocieron muy bien los árbitros. Entre ellos y Anja se recreaban verdaderos espectáculos que captaban varias miradas durante los partidos. Las parejas arbitrales le tenían un respeto mayúsculo, pero siempre debían luchar por encauzar su desbordante energía.

 

También fue seleccionadora de Serbia, y dirigió al FCK danés durante dos temporadas. Ganó otra copa europea, demostrando nuevamente que su ciencia del juego era incomparable, una que tenía como leiv motiv la sorpresa. Andersen como entrenadora, también fue capaz de todo, incluso de cambiar de posiciones a numerosas jugadoras connotadas del desaparecido Oltchim Valcea, club rumano en el cual duró menos de dos meses a cargo.

 

Admirada por su fantasía en los terrenos de juego, Anja siempre quiso imponer sus ideas. Y una de las anécdotas más recordadas es la que sucedió durante los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996, cuando el seleccionador Ulrik Wilbek, ahora entrenador de la selección danesa masculina, la excluyó algunos días del equipo, porque ella exigía que se fuera tomado en cuenta su estilo de juego, que para ella era el mejor.

 

Con estas historias generó una enorme influencia en el juego danés, pero también Anja Andersen se ganó su capítulo en la historia del balonmano mundial gracias a su irreverencia espectacular, y su pasión desenfrenada. Una jugadora, que de no haber sido por sus problemas al corazón, hubiese deleitado por muchos años más con su handball show. 

Archivo web   

CONOCE UNA HISTORIA

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean