UN CENTRAL ELECTRICO

Antes del reinado de Nikola Karabatic en el handball mundial, otro francés hizo soñar al  planeta. Jackson Richardson fue un jugador espectacular, capaz de cambiar el rumbo de un partido con un solo movimiento. 

Durante 20 años, entre el 1989 hasta el 2009, ganó todos los títulos posibles con sus clubes. Pero con la selección, solo le faltó uno para consagrarse definitivamente como el "Mejor de Todos los Tiempos": el título olímpico. Pero a pesar de esto, Jackson Richardson sigue siendo una eminencia, y una referencia absoluta en el plantea del juego de a siete. 

 

Nunca se consideró como una estrella, y eso que Jackson fue más que un jugador. Fue casi el único representante del balonmano en Francia durante veinte años. Sus dreadlocks, y su sonrisa hicieron de él un deportista amado por todos, incluso para los que no conocían bien el handball. Jackson era humilde y tímido, pero en la cancha tenía una conexión inexplicable con el público.

 

El jugador nacido en la isla Réunion, es una leyenda del balonmano internacional, y todavía es considerado en Francia como el Zidane del handball. Fue el primer galo en conseguir el premio al Jugador del Año por la International Handball Federation en 1995, después del increíble titulo Mundial ganado por Francia. Richardson fue el pilar de las selecciones en la era Daniel Constantini. Desde 1992, con la primera medalla de bronce, hasta el tercer lugar del Mundial del 2005. Con 417 partidos con la selección, y 2 títulos mundiales en 1995 y en 2001, ostenta una de las carreras más brillantes del balonmano en Francia. 

 

Lloró una vez en su carrera como deportista. Fue después de haber perdido contra Rusia en los Juegos Olímpicos del 2004. El sueño de su vida se había ido. "Es una verguenza", dijo sín su sonrisa habitual. "Una verguenza para mi que fui designado como abanderado de la delegación francesa. No sé que decir al publico francés".  Asi fue era Jackson.

 

Jugó en tres de los mayores clubes europeos. Empezó como profesional en Francia, en un club de Paris, no el reconocido actual PSG Handball, en 1989. Muchos sabían que el joven central podia convertirse en un jugador de alto nivel, pero pocos imaginaban que conquistaría el planeta años después. Lejos de su familia y del calor de la Reunión, Jackson se endureció.

 

Sus seis años en el OM Vitrolles francés (1991-1997) lo propulsaron como el mejor jugador del país. Con Philippe Gardent, Mile Isakovic, Thierry Perreux o Frédéric Volle, conquistó el campeonato francés. Este equipo de estrellas, cuyo presidente fue el hermano del club de football de la misma ciudad, permitió a Jackson ser más que una promesa.

 

De manera lógica, Richardson se fue a la mejor liga del mundo: la Bundesliga germana. Con Grosswallstadt (1997-2000) ganó una Copa Europea. Después se fue a España, al Portland San Antonio. Fue el primer francés que ganó la Champions League en 2001, y conquistó también muchos titulos: 2 ligas (2003 y 2005), 1 Copa del Rey (2001), 1 Recopa de Europa (2004), 2 Supercopas de España y 1 de Europa (2000). Fueron los mejores años del central eléctrico.

 

Regresó a Francia para jugar dos temporadas en el Chambéry. Se retiró, pero volvió once meses después para jugar algunos partidos en el Rhein-Neckar Lowen alemán. Siempre fue el rey de la intercepción, un central como los que no se hacen ahora en el balonmano. Su velocidad y su variedad de lanzamiento, le permitieron mezclar de manera perfecta el espectáculo con la eficacia. Sus enérgicos contraataques lo propulsaron en la leyenda viva del balonmano de los '90. 

 

"Me gusta la música", explicó Jackson en una entrevista. "¡Esta en mí incluso cuando limpio la casa. Está también en el balonmano, pero no puedo explicar el cómo». Jackson Richardson supo tocar la música del balonmano con talento y exito durante mas de 20 años. "Es el balonmano que me ha elegido", solía afirmar Jackson con una larga sonrisa.

Fotografía de Panoramic   

CONOCE UNA HISTORIA

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean