SEBASTIAN KEITEL 

Como “el blanco más rápido del mundo” se conoció al velocista Sebastián Keitel en los ’90. El reconocido atleta logró múltiples medallas, entre las que destaca el bronce en el Mundial indoor de 1995. Fue el abanderado chileno en los Juegos Olímpicos de Atlanta, en 1996, en los que finalmente no pudo competir por una inoportuna lesión. La rotura de su Tendón de Aquiles marcó la etapa más dura de su carrera, pero él fiel a su estilo siguió luchando hasta su retiro que se materializó a comienzos del 2000. Hoy en día el gran ex-deportista chileno de alto rendimiento sigue vigente, porque se habrá retirado de las pistas competitivamente, pero una vida ligada a atletismo no se puede dejar fácilmente. Sus hijos, sus negocios, charlas, su corazón y su alma siguen comprometidas con el deporte.  


¿Qué es para ti ser deportista?

Para mi ser deportista significa todo. Ha sido lo más importante en mi vida y me ha enseñado a ser mejor persona, vivir relacionado a la vida sana, al esfuerzo y a los buenos valores de la vida. El deporte te enseña día a día a luchar por lograr tus metas, y alcanzar el éxito en todo lo que a uno le apasiona.

 

 ¿Qué es primordial, talento o disciplina?

Para mí el talento es simplemente con lo que tú naces, y la disciplina es algo que se adquiere después de muchos años de esfuerzo y sacrificio. Con ambos se logra la perfección, pero ojo, porque si el talento se duerme, la disciplina logra vencerlo.

 

¿Qué es lo que te motiva a seguir adelante en los momentos más difíciles?

Mi familia siempre ha sido lo más importante en mi vida. El 100% de mis carreras las corrí pensando en ellos. En mis momentos más complicados, como las lesiones, fue mi familia la que estuvo siempre a mi lado. Además siempre me ayudó mi fuerza y dedicación diaria por intentar ser el mejor, aunque siempre lo hacía todo pensando en ellos.

 

¿Qué es lo que se viene a la mente cuando estás a punto de desistir?

Para no desistir nunca, tienes que pensar en todo el esfuerzo y sacrificio que hiciste para estar donde ya has llegado. Pensar en toda la gente que siempre estuvo a tu lado, y saber que no hay que desistir ni por ti, ni por ellos, nunca.

 

¿Qué es lo que requiere el Camino al Olimpo?

El Camino al Olimpo parte como un sueño, y este se va haciendo realidad con mucha paciencia, dedicación, esfuerzo y sacrificio. El 1% para lograr el éxito es inspiración, y el 99% restante es transpiración. Todo parte por un “simple” sueño, pero muchos sueños SI se cumplen, esto dependerá de cada uno para poder concretarlo.

 

 

CAMINO AL OLIMPO  

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean