IVAN QUIÑONES 

En el Colegio San Rafael en 1982, él comenzó a sembrar la semilla del balonmano, una que ahora, después de un tiempo, está volviendo a cultivar. Porque el balonmano, en sus buenos años, fue el deporte con mayor prestigio en su comunidad. Patrona de Lourdes, también fue otra de las semillas que plantó, porque ahí fue el colegio donde se formaron sus hijos. Ese legado, lo dejó en herencia a otros profesores. Sus equipos fueron, y son el reflejo de su dedicación al trabajo, al respeto y la seriedad. Cualidades que también lo destacaron como jugador. Perteneció a la primera selección que fue a un Panamericano Adulto, cuando el balonmano era más intuición que razón. Con ustedes la historia de un sensato laborioso del balonmano, el profesor Iván Quiñones (1961, Santiago). 

 

Fotografia de Iván Quiñones 

ómo emprendió su historia con el balonmano? Era basquetbolista, y tenía 15 años cuando mi hermano Sergio me invitó a entrenar por la U. de Chile. Él estudiaba Ed. Física, en lo que hoy es la UMCE. Empecé jugando de pivot pero por la Escuela Consolidada El Salto, porque ellos tenían categoría cadete. No podía jugar por La Chile porque eran adultos. Con El Salto jugué solo un partido en un año. Fue en el Colegio De La Salle, pero igual seguía jugando básquetbol. 

 

¿Y cuándo decidiste dejar el básquetbol?  Fue cuando entré a la Universidad de Chile a estudiar Ed. Física en 1979. Ahí acompañé a mi hermano a jugar la Copa Soprole, y en ese minuto Sergio Carrasco, que era el entrenador, me invitó a que volviera. Desde ese minuto, nunca más me despegué del balonmano. 

 

En 1981 fuiste con la selección a jugar el II Panamericano adulto, en Buenos Aires, el primero de Chile, ¿qué recuerdas de esa mítica participación? Perdimos todo. Contra Paraguay partimos bien, pero en el segundo tiempo no nos dio el físico. Luego jugamos contra Estados Unidos, que nos ganó por mucho. En ese tiempo tenían de entrenador a García Cuesta, un portero extraordinario, un central que era marine ambidiestro, que medía 1,85cm, y además tenían dos torres en la defensa. Los argentinos, brasileros y cubanos eran rapidísimos. México tenía uno o dos jugadores que habían estado en Europa. Para nosotros la máxima experiencia internacional habían sido los partidos contra Mendoza, en Santiago y Valparaíso.

 

¿Cómo los marcó ese campeonato? Nos dimos cuenta que jugábamos un balonmano estático, con jugadas pre concebidas. Por ejemplo, teníamos una de tiro libreo con barrera de tres jugadores, como en el fútbol, pero que la hacíamos no en situaciones de finales de partido o de tiempo, sino que siempre. Íbamos al choque, no sabíamos ir al impar. Los demás equipos corrían mucho. Fuimos una generación que jugaba por intuición porque teníamos poca información. 

 

Fue uno de los jugadores que perteneció a Colo-Colo balonmano. ¿Cómo se gestó eso? El Chino Plaza, nos había contactado años antes a varios que habíamos quedado sin equipo, para jugar por Alfa 3, equipo que llevaba el nombre de la empresa de microbuses de su padre, en Valparaíso. Ese proyecto se terminó, y el Chino presentó otro en Colo-Colo, club que nos aceptó. El primer año salimos segundos del torneo, pero ya al segundo ganamos. Coincidió con la Copa Libertadores de fútbol que obtuvieron, así que nos invitaron a la cena final. Generalmente nos llevaban a partidos y eventos del club. 

 

Archivo Iván Quiñones 

Llegaste al San Rafael cuando aún eras estudiante en la univeridad, comenzaste con el balonmano, hasta que en el 1996 lograste formar el Club BM San Rafael. Mi hermano trabajaba ahí, y me comenzó a pedir ayuda, hasta que me quedé trabajando. Desde hace 22 años soy director, después de haber pasado por distintos puestos. En los inicios no teníamos cancha así que nos íbamos a una cercana que era de pasto. Enterraba palos para armar los arcos, y los niños jugaban con pelota de trapo. En 1985 jugamos nuestros primeros partidos y perdimos todo. Al siguiente año comenzamos a ganar, y con esa categoría que empezó como pre mini, no perdimos ningún partido hasta juvenil. Tuve la suerte de generar una cantidad de jugadores con ciertas características, pero que lamentablemente se perdieron por sus condiciones de vida.

 

¿Por qué el balonmano en San Rafael no es lo que era antes? Por varios años, el colegio tuvo mucho prestigio gracias al balonmano, hasta que el 2007 reedificaron las instalaciones y nos quedamos sin cancha. Ahora tenemos una de 40x20 con graderías y buena luz. Estamos reactivando el balonmano, pero nos encontramos con el problema de una organización externa, y una competición deficiente, lo que obviamente limita el trabajo. Yo por un tiempo fui de las personas que se dedicó a organizar, que involucró mucho de su tiempo familiar y personal por el balonmano, y da pena ver como está todo.

 

¿Alguna teoría del por qué ocurrió esto? Desde el momento que el balonmano se pudo autofinanciar y hubo dinero, la cuestión se transformó. La Federación está siendo miope en ese sentido, porque la mayor preocupación está siendo la selección adulta varones. No hay preocupación por las bases a nivel nacional, y eso prontamente afectará.

 

¿Qué ayudaría a mejorar estos problemas de organización, competición? Sería interesante hacer una asamblea con la gente que ha estado siempre en el balonmano, para ver cómo podemos solucionar las cosas. Crear comisiones de trabajo es fundamental. Pero hay mucho egoísmo, entonces eso no ayuda. Tal vez muchos antiguos técnicos no estamos para estar todo el día en una cancha, pero sí podemos aportar de otras formas. Hay que ordenar los clubes y asociaciones, para que no existan jugadores mercenarios que se juntan solo para ganar, y después desaparecen. Esto es mala imagen para los más chicos. Es primordial la masificación, en todo Chile.

 

Y las divisiones tampoco aportan…Así es, somos tan pocos y tan divididos. El balonmano entrega satisfacciones que tienen mucho valor emocional, sobre todo para nosotros, los profesores. Ver crecer a nuestros jugadores es increíble. Para que las cosas funciones hay que dedicarle tiempo. Yo pertenezco a una generación que trabajamos gratis por el balonmano, que hacíamos las cosas con mucha entrega, y eso se ha perdido.

 

 

Entrevista 

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean