Desde la década del '70 que el balonmano está en Chile. En estos casi 50 años de historia es imprescindible dar las gracias, a aquellos que nos mostraron el camino del otrora, hándbol. Porque puede ser que no todos conozcamos cómo se originó el balonmano en el país, o dónde se jugó el primer nacional femenino adulto. Pero, lo que cada de uno de nosotros sabemos, es que a alguien debemos agradecer nuestra historia con este deporte. Porque el haber comenzado en el colegio, en la universidad o en un club es producto de un trabajo, muchas veces, realizado por profesores abnegados y apasionados, dispuestos a increíbles sacrificios. Porque en el balonmano chileno, hay muchas historias que tienen como denominador común: "la  entrega total". Cada uno atesora recuerdos imborrables, que generan que uno nunca olvide cuándo conoció el balonmano, quiénes eran sus compañeros de equipo, de qué color era su camiseta, sus primeros viajes, y un sinfín de anécdotas y detalles que nos marcaron a fuego. Porque a pesar del cambio de dirigencias, del recambio natural de jugadores, árbitros, equipos, el balonmano chileno sigue siendo una pequeña comunidad que aún busca su identidad.  Y a todos los que han aportado, desde diferentes formas y en distintas medidas, a construir esta singular historia de deporte chileno, el damos las gracias. Y tú, ¿a quién tienes que agradecer? 

 

AGRADECIMIENTOS

REPORTAJE VISUAL  

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean