III PARTE: EN QUÉ FEDERACIÓN

ESTAMOS ACTUALMENTE 

Esta tiene que ser la III Parte y final, pero no se puede asegurar. El paso de las décadas ha demostrado que una institución que tenía que pintar para eterna fue sufriendo cambios de nombres por distintos problemas. Hoy la conocemos por un nombre distinto al de los '80, '90 e incluso con el cambio de siglo también hubo transformación. 

 

 

Héctor Fernández, Panamericano Juvenil 2017 en Santiago, Chile. 

Por F Revista * MARZO 2019

Capitulo tercero (¿y final?): vayamos nuevamente atrás porque esto no se puede asegurar. Quedamos en que en el 16 de marzo de 1992 se fundó la Federación Chilena de Handball. Héctor Fernández -que actualmente es el Secretario General de la Panamericana- fue quien guió la refundación de una institución que empezó a tirar líneas en muchos frentes, con el fin de organizar un poco más la estructura del deporte en la nación. En los '80 Chile tuvo selecciones, torneos a nivel nacional de envidiable repercusión, equipos (aunque pocos tenían formalmente el nombre de "club"), árbitros, entrenadores. Todo era bastante rústico. Esa década fue la génesis de interesantes cosas que llegaron en los siguientes años, sobre todo -y no hay que cansarse de repetirlo- gracias a la declaración de amor que personajes de distinto calibre, le juraron al balonmano chileno. 

 

Es así como los '90 fueron inevitablemente una época de cambios (si, en el balonmano también), y no solo por el tema del nombre. El handball chileno venía saliendo de un par de años lejos del mundo internacional, así que la Federación inició rápidamente la operación "selecciones" con el fin de reinsertar a Chile en el exterior. Había que empezar por el plano continental, y es así como en 1995 la Federación se hace cargo de la organización de su primer torneo internacional, que de paso, inauguraba este tipo de campeonatos ideado por la COSBA (Confederación Sudamericana de Balonmano):  I Sudamericano Cadete femenino y masculino.

 

De alguna forma la llegada del primer entrenador extranjero (Enrique Pérez Valle) a las selecciones y el Sudamericano, marcaron una nueva forma de hacer y mirar el balonmano en Chile. El gimnasio de la UMCE, y sus míticas canchas exteriores marcaron una época no solo de los santiaguinos, sino que de selecciones que incluso entrenaban ahí cuando no existía el CAR. En los '90 el balonmano chileno era una gran familia, eso si, fragmentada por la centralización institucional. A pesar de eso, las personas desde su propio rincón insistían en acercarse y se unían organizando campeonatos de fin de semana, jugando amistosos. Iniciativas, tal como sucede hasta ahora, el 2018, no faltaban. Todo por amor al balonmano. 

Handball v/s Hándbol

Para 1999 el balonmano chileno tenía otro presidente, se trata de Carlos Herrera (ex Universidad de Chile), quien de alguna forma sigue el guión trazado por Fernández. Ese año, además de jugarse el IV Sudamericano Cadete Femenino y Masculino en el Colegio Alemán (Santiago), llegó al país el que era presidente de la IHF: Erwin Lanc. La histórica visita de alguna forma recompensaba casi 8 años de arduo trabajo por posicionar a Chile en la órbita internacional. De a poco, el balonmano nacional estaba creciendo, dándose a conocer, encontrando un espacio. 

 

De la oficina que quedaba en calle Cordillera donde se vendían las Latinglobe, la Federación se cambió a Pedro de Valdivia con Irarrazabal donde los que se acercaban ya podían comprar los últimos modelos de zapatillas Adidas, e incluso encontrar las ensoñadoras revistas de la IHF. Pero el cambio de siglo también significó el inicio de extraños y poco memorables episodios en los escritorios. El siguiente presidente fue Eduardo Montecinos (ex Universidad de Chile), y por aquí comienza el turbulento cambio de nombres. Díaz fue uno de los presidentes interinos, al igual que Byrt, aunque lo cierto es que en esta época no eran reconocidos por todos. Lo que si está claro es que en octubre del 2004 Jaime Campos asume el máximo cargo de la Federación, pero la tranquilidad tambalea el 2005 cuando Enrique Byrt, Roberto Zamora (Gerente General) y Werner Hansen, presentan reclamos formales por temas de dineros. Este problema se transformaría en el gran foco de discusión, que incluso medios como El Mercurio se hacen eco (Nota de la época). 

De la oficina que quedaba en calle Cordillera donde se vendían las Latinglobe, se pasó a Pedro de Valdivia con Irarrazabal donde los que se acercaban podían comprar los últimos modelos de zapatillas de Adidas, e incluso encontrar las ensoñadoras revistas de la IHF.

El 11 de noviembre del 2008 se inauguró el Centro de Entrenamiento Olímpico (CEO), y con esto la Federación que dirigía Jaime Campos se trasladó a principios del 2009 hacia el nuevo centro de operaciones del deporte nacional. Tras el mandato de Campos, lo siguió el de Alex Vivanco (ex Universidad de Chile) pero no por mucho tiempo. Y es que a finales del 2010 presentó su renuncia agobiado por una serie de problemas (nuevamente) de índole monetario. La crisis era tal, que durante ese año comenzaron a convivir dos federaciones. una comandada por él y otra liderada por Werner Hansen (que usaba la palabra "Hándbol". El caos dirigencial era tan grande, que el COCH tuvo que tomar cartas en el asunto.

 

Antes de dejar su cargo, Vivanco tuvo que nombrar a un delegado para que asistiera con el equipo adulto al Mundial de Suecia. Es así como salió el nombre de Fernando Montalva. En enero del 2011, él va con el equipo adulto al Mundial de Suecia, y como el mismo recuerda "con ese viaje parten muchos problemas para mí porque en enero, en pleno mundial me avisan desde Chile que esta federación no tiene como sobrevivir porque tiene muchos problemas económicos, tiene una demanda de 300 millones de pesos de ex entrenadores de selección, y hay sin rendir 245 millones al IND. Me parecía muy raro que el 2009 no había ninguna deuda, y claro comenzamos a investigar que con Campos se contrató a Ingesport, ellos tienen las manos metidas hasta los codos. Con Alex Vivanco siguieron ellos, y yo creo que ellos fueron el problema más grave". 

Imagen del partido inaugural del Mundial 2011 entre Suecia y Chile, donde asistieron 12 mil personas. Primer viaje de Fernando Montalva con una delegación chilena. 

Gracias al cúmulo de problemas, mas que nada financieros, la federación pasó al tribunal de honor, y por reglamento el COCH se hizo cargo de los deportistas, o sea, de las selecciones. El entonces presidente del Comité Olímpico, Neven Ilic nombró a Fernando Montalva como representante del balonmano, una figura que lo contempló como el único encargado de los designios de los equipos nacionales. Pero nada quedó al azar, y ya en marzo del 2011 el plenario del Comité Olímpico reconoció el nuevo ciclo institucional del handball bajo el nombre Federación Deportiva Chilena de balonmano (28 de febrero 2011). Tal como sucedió en 1992, la Federación cambió de nombre con el fin de borrar un pasado de deudas y problemas, para así empezar a funcionar otra vez de cero. Pero la Federación de "Hándbol" no bajaba los brazos, e incluso se llegaron a querellar contra el Tribunal de Honor del COCh y contra Neven Ilic, pero no lo lograron revertir la decisión. 

En agosto del 2011, el diario La Tercera retrataba así el estado del balonmano chileno, "En las oficinas de la Federación Chilena de Hándbol no hay nadie. más bien, no hay oficina. Los dirigentes tenían tal desorden, que fue desafiliada del CoCh, que ahora mueve sus hilos. Hasta ahí, nada podría ser peor. Pero lo que mantiene vivo a este deporte son sus éxitos, pues pese al caos, sus selecciones han clasificado sólo este año a los Juegos Panamericanos, en damas y varones, además de los mundiales adulto de Suecia, en enero; Junior de Grecia, a finales de julio; y desde hoy, el Juvenil de Mar del Plata (el debut es ante Argentina). ¿Cómo es posible que un deporte sin cabeza visible tenga tales éxitos?", escribía el periodista Diego Hermosilla. 

Claramente el 2011, y como el cambio de nombre lo ameritaba, fue un año de re-arme y re-organización. Las selecciones fueron las únicas que continuaron trabajando gracias a la preocupación incesante del COCh, que no quería desproteger a los deportistas. Al mando de la nueva Federación estuvo Fernando Montalva, quien contó con el apoyo de la Asociación de la Handball de La Reina, Asociación de Handball de Los Ríos y Asociación Deportiva Local de Handball Puerto Montt según consta en los registros del IND. Como Vice-presidente estaba Wladimir Salas, Secretario Roberto Aldanes, Tesorero Marcel Mancilla y como Director Pedro Bustos. Ya han pasado casi 6 años, y la Federación de "Balonmano" sigue en pie. Hubo elecciones el 2014 y varios nombres siguen junto a la Federación que los convocó por primera vez el 2011, entre ellos el actual Presidente de, Marcel Mancilla. ¿Se mantendrá la calma y la Federación perdurará? Eso no se sabe. Lo único que se puede asegurar es que los clubes, los entrenadores y los jugadores han seguido trabajando, y la prueba inmejorable de esto son los resultados a nivel internacional y la cantidad de jugadores chilenos que están explorando nuevas tierras...Si al final, el balonmano chileno sigue siendo como en los '70, viviendo de la pasión de los que aman por sobretodo este deporte....

FUENTE: Tesis "La historia del Balonmano chileno" 

ARCHIVO NACIONAL 

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean