PATO MARTINEZ

Cuando aún en Chile el handball era un juego, él tomo sus cosas y se fue a Europa para ser un jugador profesional. Y lo logró. Lleva más de 13 años cumpliendo horarios, entrenamientos, partidos, viajes, y todas las exigencias que trae el profesionalismo. España, Austria y Alemania han sido sus destinos. La selección nacional también fue parte importante de su historia personal. Por más de 18 años defendió los colores patrios, hasta que el 2013 dejó la selección por diferencias con la filosofía del entrenador. Esta es la entrevista a Pato Martinez (Viña del Mar - 1979), el relato del pionero chileno en tierras europeas. 

 

ómo comenzó tu historia con el balonmano? Empecé un poco tarde la verdad, a los 13 años, en el Colegio Alemán de Villa Alemana, con el profesor Marcelo Cruz. Él llego con la intención de hacer balonmano a niños, y nosotros no estábamos contemplados. En esos años no conocía el balonmano, lo escuché alguna vez, pero era algo totalmente ajeno. A mi hermano, Poche, le pareció algo novedoso, y convenció a Marcelo para que nos hiciera clases también. Así que el Profe, le dijo, "junta a 10 de tu edad y les hago clases". Obviamente al primero que mi hermano le preguntó fue a mí, y yo no me lo pensé dos veces, y le dije que sí. 

 

Y llegaron los partidos, las competencias, ¿cómo fueron esos primeros momentos? Con mi club competíamos en Viña de Mar, Valparaíso, Santiago y San Felipe. Cuando empecé éramos el único equipo en Villa Alemana, así que no nos quedaba otra que viajar. Guardo un gran recuerdo del torneo Villa Carlos Paz en Córdoba, Argentina. Creo que ese, fue el primer viaje que hicimos al extranjero, como a los 13 años. Entre otras cosas, conocí al que luego iba a ser, y es, un gran amigo. También me acuerdo que perdimos contra Quilmes debastante, pero sin duda fue una tremenda experiencia. 

 

Fotografia de Spigo West Wien

¿Cuándo fue el momento que dijiste “quiero jugar balonmano, quiero ser profesional”? Por más difícil de creer que parezca, fue cuando apenas comencé con el balonmano. Porque un día, Marcelo Cruz, nos mostró un video del Teka, que en esos momentos era uno de los mejores equipos de ASOBAL. Cuando lo vi, me dije a mi mismo, ahí quiero llegar. 

 

Fotografía de Minaur Baia Mare

Finalmente te fuiste con 18 años. ¿Qué fue lo más difícil en tus inicios, qué te hizo mantener allá? Creo que lo más complicado en esos años fueron dos cosas. Lo primero, fue alejarme de mi madre, mi hermano y mi familia en general. Y lo segundo, fue lo lento que avancé, porque tal vez mucha gente piensa que es llegar y ser contratado. Pero la realidad de la gran mayoría, es que cuesta mucho tiempo para que alguien confié en ti. Hoy en día en el mercado español, e incluso en el europeo, se sabe que existen chilenos jugando a buen nivel. En mi época, no había absolutamente nadie, ninguna referencia. Sinceramente, creo que lo que me hizo mantenerme fue simplemente el objetivo que tenía claro en mi mente, y el hambre que tenia de conseguirlo.

Cuánto tardaste en llegar a la máxima liga española, ASOBAL, y qué sentiste al haber logrado uno de tus grandes sueños Me tardé exactamente 8 años en conseguir mi objetivo, gracias a la ayuda de Marco, quien fue que me consiguió una prueba en Cangas de ASOBAL. En esos momentos simplemente sentí, felicidad pura.

 

Después de más de una década en España, decidiste partir a Austria, y fuiste el primer chileno en jugar en ese país. ¿Cómo fue ese cambio a nivel balonmanístico? La verdad que fue muy bueno. Se me dio muy bien la Liga austriaca, porque es un balonmano mucho más rápido, y más dinámico. La temporada que llegué, salí elegido como el Mejor Extremo Derecho, y el Mejor Extranjero de la Liga. Además, pude vivir junto con mi mujer, lo que fué lo mejor del cambio. 

 

 

Fotografia de Nacho Izquierdo

¿Cómo fue estar por primera vez en una selección nacional? Cuando quedé por primera vez fue lo máximo, era cadete. Nos preparamos mucho con mi hermano para eso, nos levantábamos temprano porque antes de ir al colegio nos íbamos a correr y entrenar. Nos esforzamos tanto, que haberlo conseguido fue una emoción simplemente única. Además, fue la primera prueba que tuve, que me demostró que el trabajo duro, siempre trae sus frutos. 

 

Más de 18 años han pasado de ese momento. ¿Cuáles han sido los mejores momentos con la camiseta de Chile? Sin, absolutamente ninguna duda, tengo dos grandes momentos. El primero, fue la clasificación al Mundial de Suecia 2011, que logramos en el Panamericano que se jugamos en nuestra propia cancha, en Chile, con un excelente ambiente. Y el segundo momento, fue la medalla que conseguimos en los Juegos Panamericanos de Guadalajara el 2011, que además, fue histórica, porque es la primera y única medalla que tiene el balonmano en unos JJPP. 

 

¿Algún sueño que aún esté dando vueltas, y que deseas cumplir antes de tu retiro? Jugar los Juegos Olímpicos de Rio 2016.

 

Entrevista 

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean