EL DOLOR 

El dolor, en la mayoria de las situaciones, nos paraliza, y nos insta a quedarnos quietos, pasivos. Nos deja con una sensación negativa, que muchas veces, nos impide actuar. Pero el dolor, también lo podemos convertir en una arma que nos ayude a ser mejores. 

En esta primera edición, les hablaremos sobre el dolor. Esta palabra se define, según nuestro diccionario, como una “sensación aflictiva de una parte del cuerpo”, y en otra acepción como “pesar, tristeza, pena o sufrimiento”. Nosotros experimentamos el dolor como una experiencia sensorial, y emocional subjetiva, generalmente desagradable.

 

Durante nuestra vida deportiva, el dolor es una constante que se manifiesta no solo física, sino que también  emocional, y mentalmente. Bajo este paradigma debemos educar nuestra reacción, para manejarla de forma positiva.

 

Existen muchos factores que amplían o disminuyen la percepción del dolor. Entre ellos están la ansiedad, el estado de ánimo, el nivel cognitivo, el momento o situación de la vida en la que se produce el dolor, el factor cultural y ambiental, la educación. Inclusive los pensamientos negativos y positivos, también son amplificadores o reductores de nuestro umbral del dolor.

 

A través de años de experiencia deportiva, me he visto siempre observando la misma paradoja, el dolor, que si bien es una sensación instintivamente negativa, tiene la posibilidad de transformarse en una herramienta consciente de evolución.

 

En el caso por ejemplo, de que tengamos una lesión que por el exceso de dolor no nos permite jugar, luego de conocer el diagnóstico, debemos comprender que la rehabilitación comienza desde el día en que nos lesionamos y que la recuperación es algo integral. Esto incluye al cuerpo, la mente, y por sobre todo al corazón. Porque es así, como debemos elegir entre dejar que el dolor se apodere y nos domine, o por el contrario, aceptarlo como parte de nuestra vida convirtiéndolo en el elemento transmutador indispensable para el éxito.   

 

El dolor no es necesariamente sinónimo de descanso. Es un estado que requiere de mucha voluntad y determinación para convencernos de que en la mayoría de los casos, el dolor es nuestro aliado. Es aquí donde el proverbio griego "conócete a ti mismo" cobra un significado esencial, como deportistas, y por supuesto como seres humanos.

 

Conocernos es la herramienta que permitirá que el dolor, no llegue a transformarse en sufrimiento, sino que se mantenga en su estado natural, en el cual es solo dolor y nada más. Como deportistas saber soportar y controlar el dolor en su sentido más genuino y positivo, es lo que hará la diferencia entre ganar y perder.

 

Estimados lectores, los invito a pagar el precio del acero, conocíendose, y apartando el dolor del espectro negativo. 

FORJANDO ACERO   

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean