Si el balonmano chileno fuese un poeta, debería sin pensar dedicarle una prosa al CEO. Lírica pura es la que contiene ese lugar, para el deporte de la mano, el balón y la resina. La cancha principal del Comité Olímpico de Chile está en un lugar que alberga parte de la burocracia del deporte, pero que también contiene horas de profunda entrega y amor, horas que pasan desde obscuras penas a sinceras alegrías, de atletas de las más disímiles artes físicas. Es en ese espacio donde el balonmano ha encontrado grandes satisfacciones y ha acariciado gloriosas quimeras. De la mano de tres categorías distintas, el considerado uno de los deportes colectivos más exitosos (en Chile) de la última década, ha conseguido el gran sueño de la clasificación Mundial por triple partida. En noviembre del 2008 el CEO se inauguró, y con él llegó la grandiosa (y nunca imaginada) posibilidad de jugar en Chile, el que sería el primer Panamericano Adulto femenino de la historia del país. Hasta ese junio del 2009 nunca una selección de mujeres (adulta) había dicho presente en un Panamericano, y por eso la presentación de la Cenicienta rompió tantos hitos. Unos que hasta día de hoy no han podido igualarse. Porque en el CEO las chilenas encandilaron con el Bronce y emocionaron con la primera clasificación Mundial (China 2009) femenina, gracias a la prueba de valor y entrega que regalaron a todos los asistentes y televidentes, ante República Dominicana. Esa hazaña fue una obra tan bella, que en el mismo lugar y en el mismo mes pero del 2010, ellos también re-significaron el medallero chileno, y de paso la historia. Porque antes del Panamericano Adulto masculino de Santiago (2010), ellos solo tenían dos distinciones metálicas: bronce Sudamericano 2001 y bronce en los Juegos Odesur 2006. El tercer lugar en el CEO fue el prólogo de un nuevo status para la Roja adulta, y la clasificación Mundial (Suecia 2011) es uno de esos capítulos difíciles de olvidar, porque los ellos le ganaron (y también por televisión) a la competitiva Cuba, en el templo, en el CEO. Tras sesenta emotivos minutos la máxima selección masculina se encargó de regalarle al país la primera medalla Panamericana adulta (ahora ya suman tres), y también la cuarta (por ese entonces) clasificación Mundial a Chile, nación que ya el 2005 y el 2007 conocía de estas citas gracias a los júniors. La producción de alegrías made in CEO estuvo estancada hasta que hace unos días atrás la fiesta volvió a rebelarse, con el Panamericano Juvenil femenino (2016). Una categoría que, a diferencia de las adultas, había participado en los diez torneos continentales que se habían disputado anteriormente, y donde  solo una vez había sido posible alzar un trofeo (bronce 2003). Las juveniles no pudieron agregar una Copa a las vitrinas del balonmano pero si se hicieron acreedoras del pase al primer Mundial de esa categoría, lo que además significa la segunda clasificación del año del deporte, y la tercera clasificación que exhiben orgullosamente las mujeres. Trece Mundiales tiene en el cuerpo el balonmano chileno, y tres de esas clasificaciones se han vivido intensamente en la cancha principal del CEO bajo un lleno envidiable. Y como si se tratase de una fórmula que no falla, los campeonatos internacionales que se juegan en Chile siempre dejan un buen sabor de boca. Crean un ambiente que siempre re-une a los amantes que estaban dispersos, acerca a nuevos y futuros seguidores, y también genera ese tan valioso (y necesario) interés mediático. Pero, así como se han escrito hermosas prosas para el balonmano chileno, también se debería crear ese ciego interés por lo que pasa cada fin de semana, en cada partido de la liga local. La afición se crea en casa. El palacio ya está, ahora la tarea es entregarle invitados y fiesta, cada sábado y domingo para así que así las prosas nunca se terminen de escribir. Para que así no solo las medallas continentales, o las clasificaciones mundiales sean motivo de orgullo, sino que todo lo que aguanta el decir “balonmano chileno”. 

 

EL TEMPLO

REPORTAJE VISUAL  

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean