EL EXTRA  

Caer derrotado, con la satisfacción de haberlo entregado todo, es una sensación única. Esta entrega total, a pesar del resultado final, es la consigna que debe rodear a tu trabajo diario. Porque los entrenamientos son igual de imprtantes que los partidos, siempre es fundamental, entregar el extra. 

El extra normalmente se interpreta como "algo fuera de" o "algo en grado sumo". Es una palabra que en el deporte toma un significado bastante especial, sobre todo en momentos donde el físico nos desafía. Desde que era my pequeño, me llamó la atención lo "extra-ordinario", lo singular. Proezas deportivas, que estaban aparentemente fuera del alcance del hombre común y corriente. 

 

En mi tierra de la infancia, recuerdo que admiraba como Bogdan Wenta, jugador polaco que en esos años milutaba en el Elgorriaga Bidasoa, realizaba lo que fue para mis ojos atónitos, la primera rosa que vi. Otro ejemplo particularmente conmovedeor en mi vida, fue cuando vi por primera vez el legendario lanzamiento en rectificado del jugador que fué, y sigue siendo, un referente en mi vida profesional: Talant Dujshebaev, cuando vestía los colores del Teka Cantabria. 

 

Es incuestionable afirmar que estas personas lograron en sus carreras dar "el extra", una medida por encima del común.  El extra viene desde la fuerza de voluntad. Nosotros a través de la consciencia, elegimos dejar lo vulgar de lado, superando nuestros límites, para redescubrirnos como personas más libres.

 

Dar el extra tiene que ser nuestra guía en todo lo que hagamos. Pongo el ejemplo del trabajo físico. En mis años de experiencia he llegado a la conclusión, que independiente de lo que hagamos, si el trabajo es cómodo y fácil, no hay evolución. Un entrenamiento sin dar el extra, es un entrenamiento perdido. Un partido sin dar el extra, es una derrota segura.

 

Hace un tiempo jugamos un partido contra Argentina. Estábamos en Buenos Aires, con todo el público en contra. Pero ese día, cada uno de nosotros tenía ese plus. Cada defensa que hacíamos tenía ese grado superior de entrega. El extra ese día nos dio la oportunidad de hacer un partido memorable, un partido que estuvimos a un paso de ganar y que se nos escapo, por factores externos a nuestra voluntad. Estoy convencido queridos lectores, que este es el camino. El esfuerzo es la distancia a recorrer entre la realidad y los sueños.

 

Entonces amigos, cuando ya no puedan más, den el extra. Cuando no tengan ganas de ir a entrenar, piensen en él. Cuando durante un partido difícil crean que no tienen opciones, despierten a la verdad, de que siempre se puede más y mejor. Evoquen a quienes lo han logrado, a quienes han superado todos sus límites y dificultades. A aquellos que solo han escuchado la voz de su corazón, y han encontrado dentro de si, esa fuerza que se proyecta hacia el universo en el sentido más profundo y poderoso.

 

Señoras y señores, descubran el potencial que atesoran, y por supuesto, la única forma de revelarlo es pagando el precio del acero.

 

FORJANDO ACERO   

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean