EL CAMINO DEL HÉROE 

¿En qué parte del camino te encuentras? ¿Qué punto estás viviendo? Seguro no debe ser fácil. Muchos cuestionamientos te pueden perseguir en el día a día. Pero al final lo trascendente es que nunca olvides tus motivos, tus metas. El camino no es fácil. Pero la recompensa de cada uno, del héroe que llevas dentro, es lo que te hará forjar ese acero alquímico que te protegerá, para siempre. 

         través de este relato quiero exponer el camino que siguen las personas ordinarias, cuando  quieren conseguir algo. Estos ciclos son relativos. Pueden durar toda una vida. Pero también en el día a día nos podemos ver sujetos a éstos. Ejemplos de los que les contaré ahora, tenemos muchos. Desde los tan trillados superventas hollywoodenses como Matrix y Star Wars hasta en los más agnósticos poemas de Gilglamesh, de los antiguos sumerios.

 

Vivimos una vida ordinaria. Donde fundidos en la cotidianidad del pueblo soñamos con los grandes escenarios. Para llevar esto nuestro deporte, yo mismo en mi tierna adolescencia fantaseaba con jugar mundiales, con estar en ligas europeas, entre otras cosas. Dentro de esta rutina, y pensando que siempre quedará la ensoñación, nos llega el llamado. Ese llamado se puede materializar de diferentes maneras. Ese llamado le da sentido al sueño. Pero inmediatamente viene el rechazo. El miedo nos paraliza e instintivamente lo negamos.  

 

Después de este periodo de negación, comprendemos que era lo que estábamos esperando. Nos envalentonamos para ir en busca de la aventura. En busca de lo desconocido. Tal como cuando Luke lo hace para partir con Han Solo. O como el Rey Arturo buscando el Grial. En el camino encontramos a nuestro maestro, que nos guía y nos conduce. Él ya ha estado en nuestro lugar, y desde el conocimiento nos habla e instruye. Nos calma cuando estamos desesperados, y nos exige cuando ve que aflojamos.

 

Durante el trayecto también nos encontramos con amigos que también están en la misma lucha. Compañeros de batallas que viven los sinsabores de las derrotas, y de algunas victorias. Aquí todo se vuelve confuso, y empezamos a pasar umbrales y pruebas. Las ganas de desistir están asechando constantemente. Hasta que, como todo en la vida, nos acostumbramos  y el mismo objetivo, nos va forjando. Ya quedo atrás la inocencia del pasado y estamos curtidos. Comprendemos que estar en la lucha es lo que nos determina, y el campo de batalla es nuestro hogar.

 

Después de todo este camino llega la prueba final. La que hemos esperado toda la vida. No hay guerra sin batalla final. Es el punto donde aplicamos nuestra maestría. Porque luego viene la recompensa y el regreso. Completamos el ciclo y volvemos de la boca del lobo a compartir lo vivido. Volvemos porque conseguimos el Grial, entendiendo como Grial a un símbolo de liberación. A la victoria de la luz frente a la oscuridad. A la liberación que obtiene Neo cuando mata a Mister Schmidt. A premio que recibe Luke Skywalker de manos de la Princesa Leia. Al oro del alquimista.

 

Como leen, queridos lectores. Cada uno sabrá en qué parte del ciclo está. Pero eso no es lo importante. Lo más relevante es estar en la lucha. Esa que te lleva al viaje interior. Ese viaje, que al final, es lo más importante. Porque es forjar ese acero alquímico que te protegerá para siempre.

 

 

 

 

A

FORJANDO ACERO   

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean