CUANDO LA ENTREGA LO ES TODO  

Vivímos, soñamos, luchamos, lloramos, amammos, odiamos. Todo puede influir en nuestro juego, pero siempre lo importante es mantenerse en el camino de tu propio objetivo, anhelo, meta o sueño. Nunca pierdas la fe, porque ésta, es la prueba verdadera de tu trabajo. 

Hace ya un tiempo que salió la noticia de que renunciamos a la selección. Para los que estamos fuera, es una tragedia porque han sido muchos años de lucha, incluso cuando las circunstancias eran mucho peores que las de ahora. Durante los dos números anteriores, les hablé sobre la necesidad de pagar el precio del acero. Primero, desde una perspectiva física (dolor), y en segundo lugar, desde una perspectiva emocional (dar el extra).

 

En esta ocascón, tocaré un punto contingente. Porque tener fe, en que algo suceda, también es una forma genuina de entregarse a una tarea. Es la unión de todo nuestro ser, y hablo desde lo más amplio de éste, lo que finalmente nos aporta para poder conseguir el objetivo, que cada uno de nosotros nos propongamos en la vida. 

 

Durante mi carrera deportiva, siempre quise llegar a lo más alto posible, trascender y tener éxito. Estas cosas me han movido por diferentes países, intentando conseguir este anhelo, que desde pequeño soñaba. Pero durante este último tiempo, he descubierto otra forma de triunfo, una que tiene que ver con ser verdadero. Verdadero con lo que soy como jugador, consciente de mis capacidades, y sobre todo de mis limitaciones. Gracias a esto, logré encontrar una forma genuina de jugar, y realmente me siento cómodo con esto. 

 

Siento firmemente, que este debe ser el camino de un deportista. Esculpir como un artista, nuestro juego, para no hace demasiado, ni tampoco hacer de menos. Una tarea que implique hacer lo justo. El equilibrio es sumamente sutil, pero cuando se encuentra, es realmente una sensación de certeza absoluta. 

 

Es una constante búsqueda, donde tenemos que conocernos para poder añadir y sacar aspectos que nos pueden interferir en nuestro desempeño. Es un trabajo personal, pero también grupal, porque esta es la única forma de enfrentar la vida deportiva. Vuelvo al comienzo, el objetivo a través de la fe son herramientas que nos hacen forjar una carrera. Creo que el trabajo que se hace en la selección está distante al profesionalismo, y a la entrega por una causa. Es por eso que, me he visto en dar un paso al lado. 

 

Amo este deporte desde lo más profundo de mí, y me siento en el deber de ser fiel a ese sentimiento. El precio del acero requiere de autenticidad, y sacrificio. Si no es así, seremos una veleta dependiente de dónde vaya el viento. Es así como, los invito a creer en una causa, y por consecuencia, a pagar el precio del acero, ese es el camino 

 

 

 

 

 

FORJANDO ACERO   

Llámanos por Feuchtmann HC

T: +56 985018318

  • Facebook Clean
  • Vimeo Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean